ME HIZO SENTIR

Él me despertó cosas que pensé que nunca más volvería a recuperar. Sensaciones que creía olvidadas. Que se quedaron guardadas en aquella cajita. Una cajita que quise olvidar. Una cajita que guardé en un cajón con llave. Me había olvidado de la sensación de sentir.

A menudo, nos acostumbramos a aceptar que lo normal es no sentir. Vamos con el automático a todas partes. Cuando llega alguien a tu vida que te hace recuperar esa sensación ¡Boom! Es maravilloso. Alguien que detiene tu mundo acelerado por un instante.

Con él sin duda me pasó. Sin más, llegó a mi vida. Llegó aunque solo fue para un rato. De pasada. Aunque queríamos más tiempo. Pero el destino es así de caprichoso, marca sus normas, sus estúpidas normas. Constantemente estábamos alejados. Constantemente nuestros caminos se separaban, una y otra vez. Meses y meses.

No lo recuerdo como algo negativo, lo recuerdo como algo bueno, algo para aprender a querer, aprender a esperar, aprender a que cada cosa tiene su momento. Que si tiene que ser será. Es así de fácil, relajado y fluido. Y ya está. Porque por mucho que una quiera correr, da igual, todo irá al ritmo que tenga que ir.

Lo recuerdo con cariño. Del bueno. Del que guardas en uno de los capítulos importantes de la vida. En esa cajita.

Me hizo,
sentir
.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

2 thoughts on “ME HIZO SENTIR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*