OTRA MÁS

Hace unos días observaba a una amiga leyéndole un cuento a su hija. El de Blancanieves. La niña toda emocionada le dijo a su madre: ¿Mamá algún día llegará un príncipe así para mi verdad?, ¿algún día llegará y me salvará?

Su madre le miró con ternura y le dijo: ¿Cariño de qué crees que te tiene que salvar el príncipe? La niña se quedó un segundo callada pensando y le dijo: pues de estar sola y de los peligros que hay. La madre le dijo: no estás sola siempre nos tendrás a papá y a mí. Pero tienes que entender que lo importante es que aprendas a salvarte tu misma y si en algún momento llega el príncipe mejor que mejor, pero si no, no pasa nada. Lo entiendes verdad. Sabes que esto solo es un cuento y que en la vida real no siempre es así. A veces llega y a veces no. Mejor que lo sepas de antemano te vas a ahorrar muchos disgustos.
La niña le miró, le sonrió y le dijo: ¿Me lo lees otra vez?

En ese momento, mientras las escuchaba pensé, otra que morderá el polvo. Otra pobre que caerá en la trampa.

Después de que la niña se quedara dormida mi amiga y yo hablamos un rato en el salón.
Ella me decía que le alucinaba como la niña fantaseaba con su futuro príncipe, de tal manera que a veces le preocupaba. La niña creía que algún día llegaría el príncipe que salía en el cuento.

Toda convencida le dije; está bien que le comentes la realidad porque probablemente sea lo que se vaya a encontrar, pero si no cree en príncipes ahora cuándo lo hará. Luego por obligación lo dejará de hacer. No crees que es mejor dejarle en su sueño y ya verá la realidad en el momento que toque. Que viva esa magnífica sensación de ilusión y que algo así es posible. Eso dura tan poco. Al menos que lo disfrute un tiempo.

Que fantasee ahora
en su cuento
en su cabeza.
La realidad no tardará en llegar.
Vendrá sola.

Otra más
que morderá el polvo
.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*